Come papelillos estos carnavales gracias a Pancracio

Confeti chocolate

Parece que las firmas gastronómicas gaditanas se han subido al carro de lanzar productos carnavalescos para conmemorar esta  fiesta gaditana. Si hace poco hablamos de las serpentinas de chocos de “La Marea”, en este caso es la firma chocolatera “Pancracio” la que lanza otro de los productos más característicos del carnaval: los papelillos.

Aprovechando la fiesta grande de Cádiz, Pancracio ha sacado al mercado un nuevo producto chocolatero con forma de confeti. Estos papelillos están elaborados mediante suave chocolate blanco con sabor natural a fresa, lima y naranja.  Así que estos papelillos carnavalescos no acabarán atestando las calles de Cádiz, sino más bien terminarán en los estómagos de los gaditanos.

El paquete de confeti trae aproximadamente unos 165 gramos de chocolate y cuesta 8,40 euros. Lo podéis encontrar en cualquiera de los dos locales de la firma chocolatera (García Escámez y José del Toro) o en su página web.

Compra online: Confeti Pancracio

Serpentinas de chocos en La Marea


Serpentinas de chocos

El popular establecimiento gaditano del Paseo Marítimo ha presentado una nueva tapa para estos carnavales: unas serpentinas de chocos. Esta carnavalesca tapa presenta unas frituras de choco que han sido sometidas a unos colorantes alimentarios que le proporcionan ese aspecto de serpentina. Hasta cinco colores diferentes de tiras de chocos podremos encontrar en esta novedosa tapa: verde, rojo, azul, morado y amarillo.

La tapa ya se puede encontrar en la carta de La Marea y estará disponible hasta el final de los carnavales. Aunque puede ser que dependiendo del éxito se mantenga como tapa vigente de la carta. Por sólo 3,50 euros podemos disfrutar en La Marea de estas serpentinas de chocos que, además, se presentan en un cartucho de papel de estraza al más puro estilo freidor.

“Blam, Blam”, el aperitivo carnavalesco con sabor a tortillita de camarones

Tortillita de camarones

Ayer se presentó en la taberna “El Manteca”, el afamado establecimiento del barrio de la Viña, un nuevo aperitivo muy gaditano y que se ofrecerá en diversos lugares de la hostelería de Cádiz durante el carnaval. Se trata de “Blam, Blam”, una especie de nacho mexicano pero con sabor a tortillita de camarones. Más gaditano imposible.

La idea corre a cargo de Mauro Barreiro y de la bodega González Byass. De hecho, el producto se ofrecerá en maridaje con el Solera 1847. Los “Blam, Blam” son cien por cien natural, según contaron los artífices de la idea, ya que se produce con harina de garbanzo, harina fina, camarones y algas.

Por lo tanto, este carnaval, habrá que estar atento en los diferentes bares de Cádiz para ver si podemos degustar este aperitivo carnavalesco acompañado de un solera 1847. Una innovación que nos parece de lo más acertada para la gastronomía gaditana.

Fuente: Diario de Cádiz

Foto: kochtopf vía Flickr

Arsenio Manila

Arsenio Manila

Saludos a todos,

Hoy es el turno de analizar un “clásico” gaditano, el conocido en Cádiz como el Arsenio a secas. Y resalto el clásico entrecomillado porque no es el típico restaurante abierto desde que Cádiz se llamaba Gadir, con años de tradición, sino porque en poco tiempo se ha ganado un buen nombre.

Para los que no conozcáis su ubicación os diré que se sitúa en el paseo Marítimo junto al edificio Atlántico 2 (creo que todos conocéis dicha zona, en los alrededores de lo que era la jarra y la discoteca Vanitas)

Cafetería Bar Bohemia

Cafetería Bar Bohemia

Hoy vamos a hablar de un establecimiento que probablemente pase desapercibido por los numerosos viandantes que recorren la avenida Ana de Viya de Cádiz. Se trata de la Cafetería Bar Bohemia, situada en el número 17 de la anteriormente mencionada avenida. Un establecimiento donde la comida casera es la bandera de su carta.

El Bar Bohemia no es que destaque por una decoración moderna ni mucho menos, ya que nos encontramos en un bar familiar de aspecto sobrio donde se centran los esfuerzos en otros menesteres. Cuenta con una larga barra circundada por pequeñas mesas donde disfrutar los manjares que nos ofrece la cocina de este pequeño mesón. Además, subiendo unas empinadas escaleras, nos ofrecen un pequeño saloncito muy tranquilo y acogedor. Y por si ésto  fuera poco, también podemos sentarnos en las mesitas metálicas que el bar tiene en plena avenida. Es decir, por espacio no va a ser.